Learn with joy • Achieve with commitment • Live with honor
Home | Contact Us | Monday, December 11, 2017

Un 7 de noviembre 1907 

 

Aportación de Mrs. Ivone Díaz M.

Maestra de español de Primaria

Colegio Americano del Pacífico, SC

Noviembre de 2017

Los hechos acontecidos el 7de noviembre de 1907, dieron lugar a un héroe regional orgullosamente sonorense, Jesús García Corona “Héroe de Nacozari”

Indaguemos un poco en la vida de uno de nuestros héroes locales.

Jesús García nació el 2 de diciembre de 1881, su bautismo tuvo lugar en la Capilla del Carmen, cercana a la casa donde vino al mundo en Hermosillo. Los padres fueron el herrero y cerrajero Francisco García y la señora Rosa Corona de García. Don Francisco y su esposa formaban una familia de clase media, puesto que el oficio del señor García era bien remunerado. La familia García Corona estaba constituida por ocho hijos, cuatro mujeres y cuatro varones, siendo Jesús el más pequeño de los hombres.

A principios de 1890 empezó a tener éxito la región minera de La Colorada y hacia allá se trasladan los García. Se nota por los cambios de residencia que el padre era inquieto y no duraba mucho en un solo lugar. En 1894 la familia se establece en Batuc, donde Jesús, un muchacho fornido de 13 años, ayuda a su progenitor en el duro trabajo de herrería. El jovencito tenía una gran fuerza física y manejaba bien el marro con el que golpeaba los hierros que estaban sobre el yunque; ya que sabía soldar, templar la punta de una barra y sacarle rosca a un tornillo. En el año 1901 la familia nuevamente cambia de residencia; su intención es establecerse en Cananea, pero el lugar no agrada al padre porque ve que el trabajo de herrería es muy competido allí; entonces se desplazan hacia Nacozari. Y es en la vía de Pilares donde Jesús admira las locomotoras. En esas fechas el muchacho tenía 20 años y había terminado su instrucción primaria elemental, que era lo máximo que se podía estudiar en los pueblos de ese tiempo. También sabía algo de mecánica además de que conocía el trabajo de herrería como sus propias manos. Sin embargo, cuando solicitó trabajo en la empresa minera, solamente consiguió como peón de pico y pala. El joven intuía que cuando los patrones se dieran cuenta de sus habilidades, pronto le pondrían en un lugar adecuado a su talento.

Un día las cosas cambian y se ve Jesús trabajando, primero como garrotero, luego como fogonero y finalmente conduciendo una locomotora. El joven se sentía feliz, ya que por su constancia y apego a sus obligaciones había alcanzado su máxima aspiración, un puesto que solamente a los norteamericanos se les concedía. Además, estaba demostrado que los mexicanos son tan aptos como los extranjeros en los trabajos de responsabilidades.

Por el buen desempeño de Jesús mejoraron las condiciones de vida de los García; hacía varios años que había muerto el padre y el muchacho era el sostén del hogar. Desgraciadamente se acercaba, inexorable, la muerte de Jesús García. Un tren con 60 cajas de dinamita se estaba incendiando en Nacozari. Eran las 2 de la tarde del 7 de noviembre de 1907, fecha en que los ángeles le llevarían a la morada de los inmortales.

En Sonora tenemos mucha historia la cual hay que recordar, parte de nuestra cultura se debe a estos acontecimientos. Retomemos el hábito de leer a nuestros hijos estas pequeñas partes de historia las

cuales los harán analizar y pensar sobre los acontecimientos más destacados de la vida de estas personas y sobre todo darse cuenta de la forma de vida que llevaban.

Biografía: libro titulado “CRÓNICAS SONORENSES”

 

Web Design By OrangeSky Marketing
Copyright,
Pacific Times Online