Learn with joy • Achieve with commitment • Live with honor
Home | Contact Us | Monday, July 13, 2020

Ser una buena y/o mala influencia, ¿De qué depende?

Escrito por MAEF Rosa Araceli Pacheco N.

Sub Directora de Primaria

 

Cuando nuestros hijos inician un ciclo escolar, como padres nos preocupamos por cumplir con los requisitos que la escuela nos solicita, uniformes, útiles escolares, descanso y alimentación de los hijos, etc.
Pero hay algo que generalmente pensamos le toca a la escuela, es que los hijos tengan en su grupo de clase compañeros que sean “una buena influencia”.

A lo largo del tiempo hemos denominado “oveja negra” o “manzana de la discordia” a las personas que debido a ciertas características socialmente indicadas son personas o niños, platicadores, juguetones, traviesos, inquietos, que se meten en problemas fácilmente, indisciplinados, sin límites, etc. Este tipo de niño, pensamos será o tendrá una influencia negativa en nuestros hijos.

Por otra parte, tenemos a los “inteligentes”, “bien portados”, “niños estudiosos”, “tranquilos”, “ordenados”, quienes son catalogados como educados. Estas características las asociamos a niños que son una buena influencia para nuestros hijos.

De un tiempo a la fecha nos han bombardeado con la idea de que debemos rodear a nuestros hijos de ambientes positivos o sanos. Por ello tendemos a pensar que un ambiente positivo o sano ayudará a que sea una persona positiva, feliz y convertirse en una buena influencia para los demás.

¿Qué tan cierto es esto? Según investigaciones realizadas sobre este tema, los efectos que producen a largo plazo el convivir con compañeros dentro de las aulas, que sean diferentes, es lo que en gran medida ayudará a nuestros hijos a construir su modelo de vida, apoyados en la educación en valores proporcionada por la familia, así como la formación que recibe dentro de la escuela.

Estos factores contribuyen a que toda esta variedad de “compañeros” aporten al análisis que como individuos realizamos de nuestro entorno, de nuestra vida, qué queremos de ella y hacia dónde vamos. Es decir, el apoyo de nosotros como padres o guías es de suma importancia para manejar las situaciones positivas y/o negativas que viven a diario nuestros hijos, pero sobre todo que aprendan de cada una de ellas.

Esta pluralidad y sus efectos también la podemos extrapolar a la vida familiar, empresa, amigos y/o vecinos. Cada una de las situaciones y/o personalidades son las que nos ayudan a forjar nuestros pensamientos sobre lo que queremos o no; cómo trabajar nuestras limitaciones, habilidades, destrezas, de que manera despertarlas, con el fin de lograr al final de la etapa de educación media y media superior, elaborar en base a nuestro criterio de vida familiar y escolar, el proyecto de vida que quiero como Persona.

 

Influencia

Der. del lat. influens, -entis,part. pres. act. de influĕre’influir’.

  1.  f. Acción y efecto de influir.
  2. f. Poder, valimiento, autoridad de alguien para con otra u otras personas o para intervenir en un negocio.
  3. f. Persona con poder o autoridad con cuya intervención se puede obtener una ventaja, favor o beneficio. U. m. en pl.
  4. f. desus. Gracia e inspiración que Dios envía interiormente a las almas.

http://dle.rae.es/?id=LXZPs0xDiccionario de la Real Academia Española

Web Design By OrangeSky Marketing
Copyright,
Pacific Times Online