Learn with joy • Achieve with commitment • Live with honor
Home | Contact Us | Wednesday, September 26, 2018

La empatía del docente y su relación con el aprendizaje del los adolescentes

 

MTRA. GINA LARISSA MEDINA VÉJAR

Español, I y II grado de Secundaria

 

Según la definición de diccionarios generales y especializados, conocemos por empatía la capacidad que tiene el ser humano para conectarse a otra persona y responder adecuadamente a las necesidades del otro, a compartir sus sentimientos, sus ideas de tal manera que logra que el otro se sienta muy bien con él. Es ponerse en el lugar de alguien más, sin perder la propia identidad. Sabemos que no todas las personas podemos ser empáticas, ya que no se facilita el ponerse en los zapatos del otro por circunstancias diversas; por lo tanto podemos decir que la empatía no es un valor nato en los seres humanos, ésta muchas veces se tiene que trabajar y desarrollar para poder convivir con las personas con quienes debemos tener un trato diario.

Para que los seres humanos puedan ir trabajando y obteniendo la empatía debemos de tener en cuenta tres puntos importantes que son parte fundamental:

El primero es la diversidad; sabemos que cada uno de los individuos tenemos características diferentes que nos hacen únicos, originales e inigualables, es por ello que todos como humanos debemos de respetar a los demás sin importar la religión, creencia, color de piel, edad, diferencias de carácter, la educación recibida, el estatus socioeconómico; en pocas palabras, no debe de existir la discriminación ya que todos los días nos desenvolvemos en un mundo completamente y afortunadamente diverso.

El segundo punto es la tolerancia; aquí se emplea el respeto que nosotros le guardamos a las personas, ya que siempre que conocemos a alguien por primera vez, nos dejamos guiar por la primera impresión, la etiquetamos sin aún tratarla y muchas veces hasta puede llegar a caernos mal por expresar su punto de vista y que éste no se relaciona con el nuestro. Somos personas maduras que no nos debemos de dejar guiar por simples apariencias, debemos ser tolerantes con su forma de expresarse, de vestir, de pensar, entre otros aspectos y tratarlos para conocer su visión sobre la vida.

El tercer punto para desarrollar la empatía es el diálogo:  donde interactuamos con las demás personas por medio de la comunicación, aquí las personas nos expresan sus éxitos o fracasos y nosotros les damos esa confianza que ellos están buscando; se puede determinar si una persona está siendo empática por medio de la postura, la mirada e incluso el silencio mismo, todo es portador de gran información ya que podemos dar ánimos con palabras, una palmada en el hombro o un gesto amable, sobre todo si la persona tiene problemas.

¿Por qué es importante y qué genera la empatía en las personas?

Casi en todos los casos este valor nos genera un bienestar moral, calidez, afecto, respeto y nos hace sentir que valemos la pena, así como también que existen en realidad personas a las que les importamos, aunque existen casos en donde se experimenta todo lo contrario, nos podemos sentir tristes, temerosos y esto sucede cuando existe rechazo por parte de la persona a la cual se le está confiando el éxito o fracaso, y puede ser un rechazo más profundo cuando la otra parte no tolera su dolor, en realidad la persona en que se confió, puede creer sinceramente estar ofreciendo apoyo, pero fracasa porque no existe empatía en ella y todas aquellas frases de “te sentirás mejor mañana” o “no te preocupes el tiempo lo cura todo” pueden ser interpretadas con otro sentido como “deberías de ser capaz de resolverlo por ti mismo” u “otros han salido adelante en situaciones parecidas”; por ello concluimos que la empatía busca valorar el bienestar de las otras personas y desea aliviar su necesidad.

Concluiremos que la empatía es fundamental para comprender en profundidad el mensaje de otro y este entendimiento, requiere saber leer lo que hay detrás de una apariencia, la intensidad de la voz e incluso en ocasiones hasta el propio silencio.

¿Y por qué la empatía en nuestras escuelas?

Se ha demostrado en estudios e investigaciones recientes dentro de educación que la relación entre el docente y el alumno puede influir más en los resultados académicos que otros factores como los materiales disponibles o el tamaño de las clases; la idea de maestros estrictos, implacables, temibles quedó en el pasado y se ha cambiado por docentes comprensivos, comunicativos, respetables, pero que al mismo tiempo inspiren y otorguen un sentimiento de comprensión y asertividad; según la Universidad de Finlandia Oriental en investigaciones realizadas se observa que la interacción, comunicación y buen trato con los estudiantes tiene un gran impacto en los resultados académicos y por ende en su vida futura.

En este punto debemos aclarar que no se debe de confundir con un maestro empático a quien es divertido o que deja que sus alumnos hagan lo que quieran, implica un conjunto de actitudes profundas y significativas, con una serie de estrategias importantes para que los alumnos sientan que se encuentran en una clase placentera y que son en realidad parte de la vida de los docentes. Dentro de las estrategias que podemos recomendar están en primer lugar aprenderse los nombres de pila de los estudiantes y llamarlos por ellos de una manera respetuosa, algo que puede parecer obvio pero no todos lo aplican. En segundo lugar destaca la importancia de recordar los detalles que son significativos para los alumnos e interesarse por ellos, tales como sus mascotas, equipos deportivos favoritos, hobbies, música que les interesa, entre otras cosas.

El contacto visual se marca también como una herramienta clave en la actitud empática, ya que muestra que realmente se escucha activamente y se presta atención a los planteamientos y situaciones del alumno. Por último, algo que puede servir para hacer sentir a los alumnos importantes, queridos, escuchados y con nuestra total atención es el cambiar las preguntas cerradas por preguntas abiertas, esto también puede ser muy útil para favorecer la comunicación entre docente y alumno, pues hay una gran diferencia entre preguntarle ¿estás preocupado? a preguntarle ¿por qué estás preocupado?, sin duda el hacer sentir a nuestros jóvenes queridos, aceptados, parte de nuestra aula, así como parte determinante de nuestra planeación de clase y de nuestro corazón lo hará trabajar con entusiasmo y así el aprendizaje esperado o el contenido programático quedará de manera significativa en sus vidas, recordando que un maestro empático siempre actúa desde el corazón con la firme convicción y la frase de un docente comprensivo QUIERO QUE ME RECUERDES A MÍ Y LO QUE DE MÍ APRENDISTE.

Web Design By OrangeSky Marketing
Copyright,
Pacific Times Online